Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información

 

 

Relaciones con las personas

-???-


Como saber si hablas demasiado

Relaciones con las personas > Comunicación

A todos nos gusta ser escuchados. No hay nada malo en querer que la gente conozca tus opiniones o comunicar cómo te sientes.

Sin embargo, expresarse puede ser algo malo cuando se convierte en excesivo y empieza a molestar a las personas que te rodean. Una gran parte de ser un buen amigo o un buen conversador consiste en ser capaz de escuchar.

Si estás preocupado porque esta parte del arte de la conversación se te ha pasado por alto, he aquí algunos indicadores y propuestas qué puedes implementar.


Cursos

Cursos, Masters, Oposiciones, Carreras Universitarias, Cursos Subvencionados y Programas formativos

Lenguaje corporal

El lenguaje silencioso que nunca miente explicado de forma fácil y sencilla.


Seducir y enamorar

¿Sabes todo sobre la seducción? Si te gusta seducir, esto te interesa. Ahora puedes descubrir todos los secretos para seducir.


Poder mental

Ni te imaginas lo que tu mente puede hacer por ti. Hipnosis, concentración, sueño, relajación, meditación, grafología, PNL...



Liderazgo y rendimiento

Las 21 leyes sobre liderazgo, los 7 hábitos de la gente realmente efectiva, el 8º hábito, método DAFO, la pirámide de Maslow, ...


Relaciones con las personas

Cómo conocer a las personas y relacionarte con ellas, ganar verdaderos amigos, técnicas de Persuasión y de Negociación, entrevista de trabajo, aumentar tu confianza y asertividad, ...


Finanzas personales

Cancelar deudas, ahorrar, ganar mas dinero, invertir, saber usar el dinero y cultura economica y financiera.


Estrategias de Oriente

Todas las tácticas y estrategias de China, Japón y de Asia en general. El Arte de la Guerra enfocado a cómo ganar las batallas cotidianas...


Estrategias de Occidente

Todas las tácticas y estrategias de Occidente en general. Clausewitz, Maquiavelo, Napoleón... Cómo obtener el éxito y salir victorioso


Cómo saber si hablas demasiado

Pasos

Comprobación si hablas demasiado

1/ Evaluar tus conversaciones habituales

Digamos que has quedado con tu amigo para el almuerzo y te preocupa que puedas haber dominado la conversación... de nuevo. Sinceramente, y de una manera imparcial, reproduce otra vez en tu cabeza toda la secuencia de hechos que tuviste en la comida. Esto te ayudará a ver claramente si hablas mucho en comparación con otras personas. Hazte algunas preguntas puntuales como:

¿Quién llevó verdaderamente el peso de la conversación? ¿Acaso hablamos más acerca de mí o de mi amigo? ¿Con qué frecuencia interrumpo a mi amigo?

2/ No limitar estas "sesiones de repetición " a tu círculo social

Piensa en qué manera hablas a todo el mundo. Incluyendo - pero no limitando- a tu jefe, a tus compañeros de trabajo, a tu madre y al camarero de tu cafetería habitual.

3/ Evalúa la forma más habitual en la que comienzas una conversación

¿Abres la conversación con una divertida historia de tu vida? ¿O es más probable que le preguntas algo a alguien y dejas que te cuenten una historia? La conversación es un equilibrio entre los participantes y en el momento que estás demasiado inclinado hacia tu interés, eres tú quien está acaparando el centro de atención.

4/ Presta atención al lenguaje corporal de los demás

¿A veces la gente hace ciertos gestos con los ojos cuando empiezas a hablar o mueven su pie con impaciencia? ¿Las personas empiezan a irse? ¿O parecen ausentes mirando las ventanas? ¿Tal vez están distraídos cuando empiezas a profundizar en algo? ¿La gente simplemente asiente con la cabeza y dicen unos "si, si, claro" irrelevantes sin querer extenderse más? O peor aún, ¿la gente a veces te ignora por completo al verte llegar por temer un rollo verbal, se van a otro lado y empiezan una conversación con otra persona? Hay un último signo muy simple: la otra persona puede decir algo tan simple como "hablas demasiado" y alejarse. Todos ellos son unos buenos indicadores de que eres una persona aburrida y frustrante por hablar demasiado. Si estos signos son factores constantes en tus conversaciones, tómalo como que estás hablando demasiado.

5/ Lleva la cuenta de todas las veces que accidentalmente dijiste más de lo que querías

¿Te encuentras a menudo con que has regalado información que no era tu intención comunicar? ¿Has hablado algo que no querías sobre un amigo o sobre tus propios problemas (a veces embarazosos)? ¿O tal vez se te escaparon opiniones groseras o hirientes acerca de otras personas? Lleva la cuenta de la frecuencia con que esto te ocurre en tus conversaciones habituales. Si te ayuda, lleva una pequeña libreta y marca las veces en que sientes que tienes un patinazo de ese tipo. Te ayudará a medir la cantidad de veces en que esto está sucediendo.


Cómo saber si hablas demasiado


Hablar menos, escuchar más

1/ Fijar el problema

Una vez que hayas terminado tu autoanálisis, decidido que hablas demasiado y que quieres hacer algo al respecto, es el momento de tomar en serio la idea de restringir la charla. No me creo la excusa de "lo sé, pero no puedo cambiar". Si puedes aprender a hacer otras cosas complejas en tu vida (tocar instrumentos musicales, juegos de ordenador, cocina, jardinería, etc.), entonces puedes también aprender a controlar esta faceta de tu vida.

2/ Haz un esfuerzo consciente para escuchar más y hablar menos

Demuestra que estás interesado en la otra persona y en lo que tiene que decir. La gente se sentirá halagada por estar con un buen oyente, ya que en secreto, a todo el mundo le encanta hablar de sí mismo. No hay tema que más les interese que ellos mismos. Recuerda, si permites que hablen (preguntas abiertas, no interrumpir, permanecer en sintonía con su lenguaje corporal y con buen contacto visual), y les haces un montón de preguntas de seguimiento, pensarán que eres un conversador brillante sin que tengas que decir gran cosa. Algunas personas parecen pensar que al hablar más que la mayoría, deben de ser los mejores conversadores. Con la misma lógica, si un comensal toma más de la mitad de la comida en la mesa que se ofrece a un grupo, ¿se le puede considerar un gran invitado? Es más probable que se le vea como alguien grosero, egoísta y que posee una completa falta de habilidades sociales.

3/ No llenes todos los momentos muertos

Esto es especialmente cierto en un ambiente de grupo. Las pausas son a veces el tiempo que otra persona se toma para pensar y también son momentos para acentuar la gravedad o el énfasis en lo que ya se ha dicho. A algunas personas les gusta tener un momento para pensar y componer con cuidado su respuesta. No sientas la necesidad de saltar a hablar en cada pausa. Si rellenas todos los huecos, hablas más de tu justa cuota, y los demás sentirán que les estás interrumpiendo. Espera 5 segundos, y si nadie parece querer hablar, haz una pregunta en lugar de insertar tus opiniones y afirmaciones. Por encima de todo, no saltes con una historia "divertida ", más bien pide a la gente que hablen acerca de sí mismos.

4/ No cuentes toda la historia sobre el tema que se esté discutiendo.

Eso puede hacer que la otra persona comience a sentirse como si estuviera en una conferencia de la universidad. Haz un breve resumen o responde a su pregunta directa y luego espera para ver si la otra persona realmente quiere que continúes con más información. Si lo hace, te preguntará más cosas al respecto. Si no lo hace, en general es posible que esté dando una pista no verbal expresando que eso es suficiente información y que no está interesados en seguir con ese tema.

5/ Recuerda que una buena conversación es un tira y afloja

Si alguien te hace una pregunta (por ejemplo, "¿qué tal tus vacaciones?"), después de haber dado tu respuesta acerca de tu gran viaje, debes ser breve e ir al grano. A continuación, tienes que devolver el favor con una pregunta posterior (por ejemplo, " ¿y tú, ¿estás planeando un viaje este año?", o tal vez "basta de hablar de mí, ¿cómo fue tu semana? ¿Cómo están tu esposa y tus niños?")

6/ Ve despacio

Está creciendo, una gran cantidad de conversadores que se comportan como toros en una cristalería, posiblemente alimentados por el rápido mundo tecnológico en el que ahora estamos inmersos. A veces la gente simplemente se excita y empieza un monólogo abrumador. Tienen tanto interés en lo que tienen que decir que se olvidan de que se necesitan dos personas para mantener una conversación. Eso es egoísmo.

A veces todo lo que hace falta es darse un rápido toque mental para pararse. Haz una respiración profunda y concéntrate en ti mismo antes de comunicar a tus amigos tu impresionante noticia. En resumen, pensar antes de hablar. A decir verdad, tu historia tan especial tendrá más impacto si te tomas un tiempo para pensar lo que vas a decir y cómo lo vas a decir.

8/ Aprende a no interrumpir

Interrumpir a las personas que están hablando es un hábito egocéntrico y ampliamente justificado que por desgracia infesta a la mayoría de la población mundial. Hay demasiadas personas que son insensibles a esta forma egoísta de mantener una conversación. Es ya muy común encontrarse que no te dejen terminar tus frases, sólo para descubrir al otro conversador intercalar sus propias historias personales, pensamientos o comentarios. En efecto, se trata de una práctica que, básicamente, establece que "no me parece lo suficientemente interesante lo que me estás contando, así que sólo voy a decir lo que quiero decir, porque supongo que soy de mayor interés". Este comportamiento no tiene en cuenta la regla más básica de la interacción humana: la del respeto a los demás. Así que la próxima vez que estés participando en una conversación, no importa de qué se trate, por encima de todo debes escuchar. Es una manera maravillosa de ganar el honor de convertirse en un venerado "buen oyente".

9/ Ten en cuenta la causa y el efecto.

Pregúntate por qué eres tan hablador. ¿Rara vez tienes la oportunidad de ser escuchado? ¿Se te ignoraba cuando eras niño? ¿Te sientes inadecuado? ¿Te siente solo porque estás encerrado todo el día? ¿Exceso de cafeína? ¿Estás muy a menudo presionado por el tiempo y te has adaptado aumentando tu cantidad de expresión? El efecto que ocasionan los charlatanes es que tienden a drenar de energía a la otra parte, y lo hacen de una forma abrumadora y extenuante hasta que pueden encontrar una cortés estrategia de salida. Cuando te encuentres hablando demasiado, trata de tomarte un momento concentrarte en ti mismo, hacer una respiración profunda y recordar que puedes "reiniciar" tus hábitos de hablar si trabajas en reducir tu velocidad.

10/ Aprende a expresarte bien de una forma entretenida

Esto te ayudará a ti mismo. Si te gusta contar historias, aprender a expresarte bien significa permanecer centrado en el tema, siendo entretenido y manteniendo el interés en el oyente. La concisión es una clave importante. Si algo se puede decir en pocas palabras, tienes mayor probabilidad de conseguir unas risas o llegar a tu oyente. Ensaya algunas de tus mejores historias. Ve a clases de teatro. Si eres lo suficientemente entretenido, a la gente les importará menos que hables demasiado y atraerás a las personas tímidas que prefieren dejar que otra persona domine la conversación


Cómo saber si hablas demasiado


Consejos

Durante una comida, presta atención a los platos de los otros comensales. Si las demás personas en tu mesa están comiendo a un ritmo normal, pero tu plato todavía tiene mucha más comida que él de ellos y mientras tanto tú has estado hablando, es el momento de que hables menos.

Cuando saludes a alguien (tu compañero al final de la jornada, un amigo en el fin de semana, un cumpleaños), asegúrate de hacer siempre esto: " ¿cómo estás, cómo te fue hoy?" así como lo mismo por parte de ellos hasta que la conversación se asiente. No te limites a responder a su "¿Cómo estás?" y seguidamente empezar a contar tus historias sin contestar "muy bien, ¿y tú, cómo estás?". Eso, en cierto modo, es un "abrazo" verbal y tranquiliza a la otra persona que está verdaderamente contenta de estar hablando contigo. Habrá un montón de tiempo para contar tus historias, no tienes que empezar con ellas nada mas encontraros.

Haz un esfuerzo consciente para ser un oyente activo haciendo preguntas con más frecuencia.

Romper tus malos hábitos lleva tiempo. No te desanimes. Es aconsejable pedir ayuda a un amigo cercano. No se pierde nada con tener un entrenador.

No tengas miedo de pedir disculpas si alguien te informa abierta o sutilmente que estás hablando demasiado. De hecho, es una gran oportunidad para empezar con el hábito de callar en el acto y empezar a escuchar.

Si te encuentras hablando demasiado, no tengas miedo de parar y decir simplemente, "Vaya, lo siento. Estoy hablando demasiado. ¿Qué decías de (algo que se mencionó, o que el oyente trató de decir)?" Ser honesto acerca de tu tendencia generará empatía en los demás y demostrará que eres consciente de hablar demasiado.

Tener un confidente que te avise con un código acordado cuando comiences a volver a los viejos hábitos. La intervención en tiempo real te ayudará a corregir el rumbo.

Cómo conocer a las personas por su lenguaje corporal

Leonardo Ferrari


Mas allá de las palabras, el cuerpo no miente

¿No sería fantástico leer los pensamientos de los demás e influir en ellos? Ahora puedes conocer los secretos de este lenguaje silencioso y que nunca miente.

Descargar Demo libro PDF


¿Has pensado que tu postura te hace transparente?

Ahora puedes entender los gestos

Descubre cómo funcionan los indicadores en lenguaje corporal

Digamos la verdad somos animales territoriales

Cómo usar el lenguaje corporal en la negociación y en entrevistas de trabajo

Los secretos para imponer nuestra personalidad

¿Sabes los gestos por los que puedes detectar mentiras?

Cómo influir en las personas con la Programación Neuro-Lingüística y lenguaje corporal

Si te gusta seducir, esto te interesa


-???- | -???-